Subsecretaria Quiroga dijo que “por parte del ministerio antecedentes son todos correctos”.

La decisión del Consejo de Rectores (Cruch) de no aceptar en el sistema PSU a la U. Autónoma, argumentando que no tuvieron a la vista antecedentes que demuestren la ausencia de lucro, abrió el debate sobre la pertinencia de la participación de ese plantel en la gratuidad.

Entre los rectores del Cruch han surgido críticas a la incorporación de esa universidad desde que se comunicó que sería parte de la nueva política pública. Y hay voces que apuntan a que cuando se discuta la glosa presupuestaria que regula el beneficio, la U. Autónoma no siga en la gratuidad en 2017. “No podíamos permitir que esa institución después utilizara como argumento para quedarse en la gratuidad que el Cruch la había aceptado en el Sistema Unico de Admisión (SUA)”, explicó uno de los rectores.

La duda que instaló el Cruch sobre la U. Autónoma molestó a esa institución que acusó una “arbitrariedad”. Pero también puso en entre dicho la revisión que hizo el Ministerio de Educación (Mineduc) de los antecedentes que permitieron a ese plantel adscribir a la gratuidad 2016.

Desde esa cartera salieron a defender la incoporación de la universidad y la subsecretaria, Valentina Quiroga, afirmó que “el análisis jurídico que ha hecho el ministerio a todas las instituciones obviamente demuestra que cumplen. Esto no solamente lo visó el Ministerio de Educación, pasó por otras carteras, por lo tanto hay que entregar tranquilidad”.

Quiroga enfatizó que “por parte del ministerio todos los antecedentes son correctos, por lo tanto la política continúa como está establecido”.

Pese a esta defensa, igual el Mineduc va a analizar la resolución del Cruch para revisar de qué manera interpretaron los criterios. “Lo que nosotros vamos a analizar son los criterios y las razones por las cuáles se tomó la decisión y cómo lo evaluaron. Así que veremos cuáles son las diferencias que pudieran haber y si son atendibles para estudiarlas con más detalle”, indicó el jefe de la División de Educación Superior del Mineduc, Francisco Martínez.

La diputada Camila Vallejo (PC) planteó que durante la discusión de la glosa de gratuidad 2016 conversó con el Mineduc respecto de la posibilidad de que, por ejemplo, en la reforma a la educación superior, las exigencias fueran más estrictas para las instituciones que quieren participar en la gratuidad y eso significara la salida de algún plantel de esta política.

Añadió que “van a tener que haber mecanismos donde, sin afectar a los estudiantes que ya tienen gratuidad, se les corte el beneficio a las instituciones para que no vuelvan a ingresar estudiantes bajo este mecanismo”.

Más exigencias

El rector de la U. de Chile, Ennio Vivaldi, reforzó las razones del Cruch para rechazar a la U. Autónoma. “Es quizás una forma que tiene el consejo de decir que si le parece que esa universidad no tiene antecedentes como para estar en el SUA, es porque también le parece que esa institución no tiene antecedentes para estar en la gratuidad”.

Vivaldi agregó que “esperamos que si vuelve a haber una gratuidad por glosa, se sea mucho más responsable en qué universidades van a  a recibir el beneficio, sin perjuicio de que los estudiantes que ya están recibiendo gratuidad la sigan recibiendo”.

El rector de la U. de Santiago, Juan Manuel Zolezzi, explicó que en la reunión del Cruch, “no pudimos formarnos la convicción de que efectivamente las universidades San Sebastián y Autónoma están operando sin fines de lucro. Por eso se decidió no admitirlas”.

Zolezzi dijo, además, que en el caso de la U. San Sebastián, “solo tres días antes de nuestra reunión se entregó una carta en el ministerio  donde se dice que se habían disuelto las sociedades anónimas y habían entrado personas naturales. Con tres días no existe la claridad para analizar si se tiene o no fines de lucro. Necesitamos esperar entre seis meses y un año para saber si ese cambio se cumple o no”.

Mientras, el rector de la U. Autónoma, Teodoro Ribera, envió una carta a la comunidad de esa institución donde criticó la decisión del Cruch y aseguró que esta “no afecta la calidad de nuestra universidad, que califica para el sistema de gratuidad, ni tampoco perjudica los derechos de nuestros alumnos en el marco de la ley vigente”.

Además, entregó antecedentes con respecto a los índicas de calidad de ese plantel (ver recuadro).

Desde la Confech hubo cuestionamientos al Mineduc. El presidente de la Federación de Estudiantes de la U. Católica, Daniel Gedda, dijo que lo sucedido “demuestra la incongruencia al entregar la gratuidad”. Y señaló que “más que excluir universidades, es necesario hacernos cargo del problema, porque en Chile está prohibido el lucro en universidades”.

En tanto, su par de la U. Central, Gabriel Iturra, criticó que “el gobierno no tiene la capacidad efectiva de sancionar a las universidades que lucran”.

Fuente: La Tercera