Anuncio injusto y discriminatorio II

Señor Director:

El anuncio sobre gratuidad para el 60% de estudiantes de Centros de Formación Técnica (CFT), Institutos Profesionales (IP) y de universidades del CRUCh es injusto, situado fuera de la realidad y abre un conjunto de interrogantes y problemas con una alta probabilidad de conflicto social. Como no se mencionó gradualidad en su aplicación, es necesario conocer en detalle el contenido completo del mensaje presidencial antes de comentarlo en detalle.

No obstante, resulta contradictorio que cuando se plantea como objetivo disminuir desigualdades, se anuncien oportunidades de financiamiento, y concretamente gratuidad para una determinada porción de los estudiantes del sistema, estando los alumnos de universidades como la nuestra, en la misma o mejor situación que muchas de las instituciones del Consejo de Rectores, por ejemplo, respecto de los requisitos que se exigen hoy para acceder al financiamiento estatal, tales como acreditación institucional y por carreras, y características socioeconómicas de los estudiantes.

Es evidente la necesidad que tiene una gran mayoría de estudiantes universitarios, en términos de poder financiar los aranceles, porque con los ingresos familiares no es posible hacerlo. Por lo mismo, y en el escenario actual, el tema de la discriminación de acuerdo al tipo de universidad y no respecto del perfil del alumno, es francamente inaceptable e injusto.

Es una medida tremendamente contradictoria con uno de los pilares del Programa de Gobierno, el cual señala como su prioridad más alta disminuir la desigualdad existente en Chile. Es injusta, porque se dirige solo a un grupo de universidades, las que forman parte de un club cerrado, que hoy representa solo a un porcentaje de los estudiantes en instituciones acreditadas del país. Está situada fuera de la realidad, porque deja fuera a la mayoría de los universitarios chilenos, que tienen las mismas características de los que están en las instituciones privilegiadas. Igual nivel socio económico, mismas carencias de formación escolar, iguales capacidades y, lo que es más importante, ellos y sus familias tienen los mismos sueños y anhelos, y desean oportunidades para llegar a estos.

Los problemas van a darse porque se están generando incentivos para reclamos, y medidas de presión, tanto de movilización como económicas. Entonces es necesario reflexionar más sobre las políticas, sus objetivos y sus consecuencias.

No se visualiza otra racionalidad que no sea económica, con una clásica medida de racionamiento de recursos escasos. Pero el hecho puro y duro parece más una selección basada en una idea simple: no nos agrada que existan universidades privadas. Eso es muy claro, pero profundamente inequitativo y equivocado.

El anuncio hecho ayer por la Presidenta, no hace más que confirmar que se está discriminando a un número importante de estudiantes universitarios y, como rector de parte de esos estudiantes, no puedo dejar de manifestar mi total rechazo a esta situación.

Hugo Lavados
Rector Universidad San Sebastián

Fuente: Emol