Carta enviada a La Tercera por Ricardo Israel Ziper

Sr. Director:

Quisiera indicar respetuosamente aspectos que desearía que estuvieran presentes el 21 de mayo, y que hasta el momento no han sido suficientemente clarificados desde el Ministerio de Educación.

En primer lugar, la orientación de la reforma hacia la calidad, tema que no ha surgido con la fuerza necesaria. En segundo lugar, que se van a considerar las opiniones de todos los que quieran participar; tercero, que la reforma se va a hacer con todos, ya que los proyectos hechos únicamente desde el poder no dan los resultados esperados; cuarto, que se mantiene el carácter mixto que la educación chilena ha tenido desde siempre; sexto, que el sector privado no debe ser condenado por unos casos puntuales, y que se les debe reconocer su inmenso aporte, sobre todo, con estudiantes de condición socio-económica modesta; séptimo, que la reforma es tan importante que se va buscar un acuerdo nacional, para que sea seguida por sucesivos gobiernos; octavo, que el sector estatal y municipal va a recibir ayuda, para tener una educación pública de la que el país se pueda sentir orgulloso, pero sin discriminar.Por último, que la diversidad es un valor importante en educación.

En otras palabras, Chile puede estar contento de estar discutiendo estos temas y que en definitiva en el terreno de la educación nos jugamos el paso al desarrollo, y que por ello no debemos desperdiciar esta oportunidad histórica con sectarismos innecesarios, y que por el contrario debemos elevar las exigencias para todos (ej. las de la OECD) , estatales y privados, pensando sobre todo, en los estudiantes más desfavorecidos, a quienes en el pasado una orientación más bien elitista les negó la oportunidad de estudiar y seguir su vocación.

No deslegitimemos a nadie y hagamos la reforma entre todos.

Dr. Ricardo Israel
VicepresidenteEjecutivo Corporación de Universidades Privadas (CUP)