Corfo y UES privadas exploran oportunidades para el desarrollo de capital humano competitivo

Representantes de la Corporación de Universidades Privadas (CUP), de distintas casas de estudio y de la Corporación de Fomento de la Producción (CORFO), sostuvieron un primer acercamiento para compartir las experiencias e iniciativas en  relación al desarrollo de capital humano, dimensión clave en los esfuerzos por acrecentar la competitividad del país en sus rubros estratégicos.

La jornada, a la que también asistieron delegados de servicios públicos relacionados con educación y capacitación, fue presentada por el presidente de la CUP, Daniel Farcas, quien resaltó la importancia de esta aproximación, manifestando la disposición de las casas de estudio al cambio, pero advirtiendo que para ello requieren información, reducir incertidumbre, “para despejar cómo actualizamos las mallas curriculares, cómo enfocar el tema de la empleabilidad y cómo mejoramos la educación para promover el emprendimiento”.

“Hoy en día las Universidades se conectan con lo que necesita el mundo laboral, pero tendemos a ser conservadores en cómo desarrollamos esa competencia en la academia, por lo que  el acercamiento hacia el sector público y particularmente a CORFO puede darnos las luces para las  muchas interrogantes que tenemos”, manifestó el directivo universitario.

A continuación, el vicepresidente ejecutivo de CORFO, Carlos Alvarez, detalló la relevancia fundamental del capital humano en las nuevas políticas de desarrollo de Chile, puesto que junto a la innovación y el conocimiento constituyen las vigas maestras de la transformación productiva que pretende llevar al país hacia el desarrollo. “Debemos avanzar hacia una economía intensiva en conocimiento, como las de las naciones desarrolladas, es el desafío para los próximos 10 o 15 años”, manifestó.

El directivo señaló que para poder conformar un Sistema Nacional de Innovación, virtuoso, generador de las condiciones para que la innovación se produzca en las empresas, una de las condiciones es que el país cuente con personal calificado para esto, y en este sentido, que las instituciones de educación superior sean capaces de generar profesionales con competencias en sintonía con los requerimientos del sistema productivo.

“Lo que hemos levantado en tanto brechas con el Ministerio de Economía  es determinar cuáles son las brechas que constituyen oportunidades importantes para las universidades privadas, en tanto la flexibilidad que pueden tener para aprovechar las necesidades del mercado, y lo que queremos hacer hoy en día es compartir esa información pero no sólo de manera unilateral sino de manera colaborativa para constituir acciones virtuosas, que eso vaya retroalimentando a las instituciones”, concluyó Álvarez.