Cup participó activamente en debate sobre gratuidad

Sus máximos directivos intervinieron en los debates de las comisiones legislativas y expresaron sus críticas a las políticas propuestas por el Gobierno.

Durante la tramitación legislativa de la glosa presupuestaria sobre la gratuidad, la Corporación de Universidades Privadas (CUP) dio a conocer sus planteamientos y formuló propuestas concretas en los debates que se llevaron a cabo en la Cuarta Comisión Mixta y en la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados.

En la Cuarta Comisión Mixta, instancia encargada de estudiar y votar la glosa presupuestaria, las posiciones de la CUP fueron expuestas por su presidente, el rector Jaime Vatter Gutiérrez. Luego de explicar el aporte que han hecho las universidades privadas en los últimos 30 años, señaló que discriminar sus alumnos vulnerables constituye una grave injusticia. Recalcó que este tipo de instituciones, junto con los IP y los CFT, reciben a la mayoría de los jóvenes provenientes de las familias más necesitadas y no se les puede discriminar por la condición jurídica del plantel donde estudian.

Jaime Vatter insistió en que el mejor sistema para aplicar la gratuidad era la ampliación del actual sistema de becas que financia el Ministerio de Educación. Agregó que se trata de un camino simple, conocido y cuya legalidad nadie discute.

Similares planteamientos hizo el rector Hugo Lavados, miembro del Directorio de la CUP, ante la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados. En su exposición, explicó por qué es equivocada la política que el Gobierno propuso en materia de gratuidad. Dijo que, en primer lugar, no considera a 400 mil estudiantes vulnerables por criterios inexistentes en las normas vigentes. Segundo, fija normas de sobre financiamiento, aranceles, cupos y gobernanza que requieren reflexión en un proyecto de ley específico. Tercero, ignora el aporte real de las universidades privadas y tiende a generar un modelo único de universidad usando los resquicios para la gratuidad. Y finalmente, genera un déficit inevitable, pues el arancel regulado es, en la inmensa mayoría de los casos, inferior al arancel real.

Por su parte, el Director de Planificación y Desarrollo de la CUP, Ramón Berríos, respondió consultas de los miembros de la comisión. Frente a la pregunta si las universidades privadas y, en concreto la San Sebastián donde él enseña, estarían dispuestas a participar en la gratuidad, el profesor Berríos señaló que, a su entender, la mayor parte de las instituciones privadas están dispuestas y preparadas para transformarse en corporaciones sin fines de lucro, sin vínculo alguno con sociedades anónimas. A su juicio, el problema estriba en que, para poder realizar la transformación, es necesario conocer la nuevav institucionalidad que busca crear la reforma del sistema de educación superior que propicia el Gobierno.