CUP PLANTEÓ OBSERVACIONES CRÍTICAS A BASES PARA REFORMAR LA EDUCACIÓN SUPERIOR

La Corporación de Universidades Privadas formuló por escrito sus objeciones al documento del Ministerio de Educación que establece Los lineamientos para reformar el sistema nacional de educación superior.

Dentro de los plazos establecidos, la Corporación de Universidades Privadas hizo llegar al Ministerio de Educación sus comentarios sobre el documento “Bases para una Reforma al Sistema Nacional de Educación Superior”. En los párrafos introductorios, la CUP señala que el documento no es más que un conjunto de planteamientos generales y orientaciones de principios que, lejos de proporcionar claridad sobre los cambios propuestos, genera incertidumbre al interior del sistema. En líneas generales, es la extensión de un PowerPoint que se ha estado mostrando desde marzo último.

Agrega que en su elaboración no se incorporan la evidencia disponible ni la experiencia internacional. Además, carece del diagnóstico y la evaluación que justifiquen varios de los cambios, pues se confeccionó en forma hermética, sin que su contenido fuera objeto de debate público. No se consideró el aporte que diferentes actores del sistema realizaron en diversas instancias, algunas organizadas por el propio MINEDUC.

La Corporación señala también que la mayor parte de los enunciados se orientan a la creación de un sistema altamente centralizado y burocrático que impone requisitos y condiciones a las instituciones que puede afectar la autonomía y la diversidad de los diferentes proyectos universitarios, factor fundamental de la innovación y la calidad que debiera caracterizar al sistema. Todo parece indicar que la nueva institucionalidad conlleva el peligro de controlar a las universidades privadas por la vía administrativa, en vez de guiarlas y estimularlas para consolidar su desarrollo e incrementar la excelencia académica.

La Corporación de Universidades Privadas pone de relieve que los requisitos para ingresar al sistema de financiamiento con recursos públicos condicionan todo el quehacer de las instituciones, perdiendo casi por completo la facultad de adoptar decisiones autónomas. Contrariamente a lo que es la tendencia internacional, el sistema propuesto busca financiar la oferta y no la demanda, es decir está orientado a las instituciones y no a los estudiantes. Por la vía del financiamiento, el Gobierno determinaría el número de vacantes, la matrícula de los programas y el valor de los aranceles.

Los comentarios de la CUP también se hacen cargo del tema de la gratuidad. Expresa que, dada la escasez de recursos y la cantidad de necesidades, resulta injusto que – en un futuro aún no establecido – gocen de la gratuidad las familias que pueden pagar los estudios de sus hijos, parte de las cuales representan al sector más pudiente del país. Añade que el sistema debiera tender a que los estudiantes necesitados no paguen mientras prosigan sus estudios, porque califican para la gratuidad o pueden acceder a un sistema eficiente de becas y préstamos.

En particular, expresa que el anuncio de gratuidad parcial para el año 2016 es injusto y discriminatorio. Muchos miles de alumnos vulnerables de las universidades privadas, que cumplen todos los requisitos exigidos, quedan fuera porque estudian en instituciones que están fuera del CRUCH. Considerando que los recursos no alcanzan para a la totalidad de los estudiantes del 60 por ciento más vulnerable, lo justo sería distribuir los fondos disponibles entre todos los alumnos vulnerables comprendidos en un porcentaje menor al anunciado y hacerlo a través de la ampliación del actual sistema de becas y no por medio de una glosa presupuestaria de dudosa constitucionalidad.

La Corporación también deja de manifiesto la falta de claridad en torno a la obligatoriedad de la participación de los estamentos académico, estudiantil y funcionario se convierte en otro posible problema para la autonomía universitaria.Para la CUP, la incorporación de los académicos y estudiantes a los organismos colegiados es conveniente y valiosa, siempre que no involucre la fracasada fórmula del cogobierno.Además advierte que la triestamentalidad puede significar la politización de los gobiernos universitarios y la presión indebida de los grupos de interés.

Luego de un detenido análisis técnico del documento, la CUP concluye sus comentarios diciendo que es imprescindible garantizar la continuidad del sistema educacional de provisión mixta que históricamente ha existido en Chile, que ha tenido avances reconocidos nacional e internacionalmente, y ha permitido progresar sostenidamente en cobertura, inclusión social y mejoramiento de la calidad.

Agrega que, dada la alta incertidumbre que los diversos anuncios han generado en el sistema, es difícil tener una visión de mediano y largo plazo, lo que puede perjudicar el proceso formativo de nuestros alumnos. Por lo señalado, solicita conocer a la brevedad el proyecto de ley de reforma a la educación superior, incluyendo los recursos involucrados y su cronograma de implementación.

Por las razones expuestas, propone el establecimiento de una mesa de diálogo técnico, en la que, basados en antecedentes concretos, los diferentes actores del sistema educacional tengan la oportunidad de analizar objetivamente las propuestas gubernamentales, en forma previa al debate político que conlleva el proceso legislativo.