Eyzaguirre confirma gratuidad para privadas a pesar de que Vivaldi aseguró que no se pueden comparar con las estatales

El rector de la Universidad de Chile aseguró que “no puede ser que el Estado le dé más plata a una privada que a una universidad pública”, esto luego de que el jefe de la cartera de Educación confirmara que habrá gratuidad para las instituciones privadas desde el inicio de la Reforma Universitaria.

Polémica han causado los anuncios que ha realizado el ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre, respecto al proyecto de gratuidad de la Reforma Universitaria.

En un principio el jefe de la cartera de Educación aseguró que la gratuidad beneficiaría a los estudiantes de las universidades pertenecientes al CRUCh, lo que despertó una fuerte arremetida desde las universidades privadas, principalmente desde la Universidad Diego Portales. Carlos Peña, el rector de la institución, escribió en El Mercurio que “la medida, como es obvio, lesiona la libertad de elección de los estudiantes. No parece razonable que un gobierno que se ha propuesto igualar las capacidades de las personas maltrate a algunas sin que medie ninguna diferencia relevante respecto de las que sí reciben el beneficio”.

Por otra parte, el rector de la Universidad Alberto Hurtado (UAH), padre Fernando Montes, tildó el anuncio de Eyzaguirre de “desastre”. “Hace unos años aceptamos entrar a sistema de la PSU que organiza el CRUCh, teníamos que jugar con reglas iguales. No puede ser que a mitad del camino, estando en el mismo sistema de PSU, nos cambien las reglas y a nuestros pares les dan la posibilidad de recibir alumnos gratuitamente y los nuestros van a ser pagados”, señaló.

Tras dicha arremetida de los rectores, Eyzaguirre deslizó la posibilidad de que “en una segunda etapa” se pudiera incluir a universidades privadas que no son parte del CRUCh al proyecto de gratuidad, siempre y cuando cumplieran ciertos requisitos.

Finalmente, hoy el ministro disipó las dudas y tras el fin de la segunda sesión de la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados –que intenta destrabar el conflicto entre profesores y el Mineduc por el proyecto de Carrera Docente–, aseguró que las universidades privadas no pertenecientes al CRUCh podrán optar a la gratuidad desde el principio del proyecto.

“Yo dije hace unos días que el tema de la gratuidad en términos de la cobertura de esta gratuidad, tanto el porcentaje que va a quedar beneficiado cuanto las universidades que van a poder acceder no está escrito sobre piedra. De hecho ha habido distintos planteamientos bastante interesantes de algunos rectores, que señalan que el criterio meramente institucional de pertenecer o no al Cruch no parece ser un criterio que sea suficientemente justo desde el punto de vista de los estudiantes”, dijo Eyzaguirre, consigna La Tercera.

Los criterios, según informó el ministro, serían que la universidad fuera “independiente y que no sea controlada por otra que sí tiene fines de lucro… Eso no es aceptable”; añadió además que debiese “tener una carrera académica explícita para que de alguna forma la libertad de pensamiento, lo que es el espíritu universitario, se manifieste”.

Por otra parte, las universidades deben ser “transparentes desde el punto de vista de sus balances. Son todas cuestiones que algunos rectores han estado planteando y que se pueden reflexionar”, apuntó.

La arremetida de las Estatales

Luego de que el ministro anunciara que las universidades privadas no pertenecientes al CRUCh podían acceder a la gratuidad anunciada por el Gobierno, pero en una segunda etapa, un nuevo actor salió a la luz: las universidades estatales.

En entrevista con El Paracaídas, antes de que se confirmaran la gratuidad desde un inicio para las universidades privadas, el rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, criticó la actitud “defensiva” del Gobierno. Ante los distintos anuncios aseguró que “no me interesa ya lo que no dijeron el 21 de mayo. Lo que yo quiero saber es lo que van a decir ahora, cuando nosotros planteemos un proyecto de desarrollo para las universidades estatales. Necesitamos un proyecto de desarrollo país en el cual estén insertas las universidades estatales”.

En la entrevista, Vivaldi evidencia la postura de un sector de las universidades, las dependientes del Estado y muestra la voluntad de que “los rectores de las universidades estatales nos pronunciemos a favor de la educación pública. Eso no significa apoyar algo exclusivo de nuestra universidad, mucho menos con el presupuesto de esta, sino que hay valores y principios que defendemos en común”, dijo el rector de la U. de Chile.

A juicio de Vivaldi, “una cosa que sería muy nefasta” es que el Estado decidiera que va a seguir financiando en forma proporcional a lo que hoy día está cobrando. “Evidentemente sería un premio para quienes han estado cobrando más y un castigo para quienes han hecho un esfuerzo para cobrar menos, como las estatales”.

“Nadie entendería que se le diera más dinero por estudiante a la Universidad Católica de Chile que a la Universidad de Chile o a la Universidad de Talca, ¿me entiendes? No puede ser que el Estado le dé más plata a una privada que a una universidad pública”, agregó.

Finalmente, Vivaldi apuntó a que el Estado debía propiciar el aumento de la matrícula en las universidades estatales, “van a tener que entender la diferencia entre lo estatal y lo privado. Tradicionalmente el Estado también apoyó a otras universidades, pero hay que acordarse de que no fuimos nosotros ni fue una política de Estado la que produjo todos los cambios que ocurrieron el 81, que crearon el sistema actual que se está cambiando”.

Fuente: El Mostrador