Gratuidad, ¿para quiénes?

Señor Director:

A las numerosas preguntas que han surgido sobre la gratuidad de la educación, se podría agregar la siguiente. ¿Cómo evitar que se repita en Chile la experiencia de Brasil?, país donde las familias hacían los mayores esfuerzos para que sus hijos tuvieran la mejor educación privada pagada en básica y media, y luego ingresaran a una buena universidad estatal gratuita. Casos similares ocurren en Japón con las “juku”, en Taiwán con las “buxiban” o en Irlanda con las “grindschools”.

En un sistema gratuito con algún tipo de examen de ingreso siempre quedarán beneficiados los que tuvieron una buena estimulación temprana y estudiaron en establecimientos que ofrecían formación adecuada para esos exámenes. Aun en EE.UU. es difícil compensar una deficiente formación inicial (Heckman, 2008), pero una enseñanza tutorial permitiría que un alumno promedio se transforme en un “top ten” (Bloom, 1984). Es por eso que en Chile esa mitad de cada cohorte de edad que no ingresa a la educación superior corresponde, en su gran mayoría, a la mitad de la población con menores ingresos.

Una posibilidad de ofrecer una efectiva igualdad de oportunidades para acceder a la educación superior sería ofrecer una enseñanza personalizada en los niveles previos, pero implica un tiempo considerable para formar profesores y preparar textos o un elevado costo por alumno.

Otra posibilidad de evitar que la gratuidad se transforme en un premio para los que pertenecen a familias con más recursos (el llamado efecto Mateo) es ampliar la selección al azar a todos los estudiantes que ingresen al sistema universitario gratuito. Una tercera posibilidad es que los estudiantes que provienen de establecimientos privados pagados (un 20% de los que ingresan cada año a las universidades) continúen pagando una cantidad similar durante sus estudios universitarios (esos fondos podrían ser dedicados a buscar formas de ayudar a mejorar la formación en el sistema escolar gratuito).

Dr. Ernesto Schiefelbein
Premio Nacional de Educación 2007

Fuente: Emol