Los pilares de la reforma a la educación superior

La Tercera accedió a presentaciones que el Mineduc ha hecho a rectores con detalles de los avances del proyecto que creará un nuevo sistema de educación terciaria.

Muchas son las versiones que han visto los rectores de los distintos tipos de instituciones de educación superior respecto de cómo será el proyecto de reforma a este sistema. Esto, más allá del anuncio del inicio de la gratuidad que partirá en 2016 vía aumento presupuestario.

La Tercera accedió a algunas de las últimas presentaciones que ha hecho el Ministerio de Educación (Mineduc) a las autoridades universitarias, donde se plantea la creación de un sistema de educación superior en el que hay universidades e instituciones técnico profesionales.

Si bien aún no se ha definido nada y el contenido del proyecto no ha sido zanjado, se pueden ver los lineamientos que se están evaluando.

Uno de los pilares es el financiamiento a la oferta de las instituciones. Esto significa, según explicó el académico de la UDP, José Joaquín Brunner, que “el Estado financia directamente a las instituciones para que estas ofrezcan vacantes y cursos. El gobierno calcula el precio que tiene que pagar por el costo que para cada institución posee formar un abogado, ingeniero, enfermera, sociólogo, etc. Hoy cada institución cobra un arancel al alumno y el Estado financia la demanda, o sea a los estudiantes mediante becas y créditos”.

Para acceder a financiamiento público uno de los requisitos que se propone es que la institución sea dueña de un porcentaje de los bienes inmuebles. El rector de la U. Adolfo Ibáñez, dijo que “no se ha especificado el porcentaje, sí se ha hablado que permitiría evitar el lucro mediante inmobiliarias que arrienden”. Y dijo que, además, “apunta a demostrar la solvencia económica de una institución mediante la propiedad de activos”

Uno de los aspecto que presentaría un gran cambio es el sistema de acreditación. El Mineduc propone una reformulación completa, en la que se establece una certificación obligatoria para todas las instituciones en base cuatro niveles, que irán desde ocho a tres años. Sin embargo, un punto fundamental es que a aquellos planteles que no logren superar el filtro se les nombrará un administrador provisional.

¿Cuánto dura el financiamiento de gratuidad al estudiante?

Hoy las carreras profesionales tienen una duración real de 7 años promedios versus los 6 años de duración formal.

El Mineduc está evaluando financiar la gratuidad sólo a carreras de pregrado, por la duración formal de éstas más un porcentaje extra que según comentan los rectores podría ser de uno o dos años, para cubrir la duración real que hoy registran los programas.

La propuesta habla de financiar el costo de formación en la primera carrera de pregrado. El financiamiento considerará un mecanismo internacional llamado Marco Nacional de Cualificaciones (MNC), que se basa en distintos niveles de conocimiento por los que un estudiante va pasando para ir alcanzando mayores grados de expecialización. Por ejemplo, lo que se ha informado a las instituciones, es que se entregarían recursos hasta el tercer nivel de este MNC, que en términos prácticos representa una carrera de cinco a seis años.

El primer nivel del MNC puede ser asimilado a lo que hoy es un ciclo de dos años, es decir un bachillerato o una carrera de técnico de nivel superior. Si ese estudiante quiere, por ejemplo, obtener una ingeniería en ejecución, debería cursar un segundo ciclo con otros dos años; también se asimilaría a una licenciatura. Luego en un tercer nivel están las carreras de hasta cinco o seis años.

La duda está en saber qué pasaría si una persona estudia una carrera del primer ciclo y quiere seguir especializándose. ¿La gratuidad lo cubrirá en cada una?

El vicepresidente del Cruch, Aldo Valle, planteó que “lo más razonable es que el Estado financie, al menos, hasta el pregrado, es decir una carrera profesional completa, según su duración formal más un tiempo adicional equivalente a un 20% de la duración de un programa”. Y agregó que “no parece razonable que sea excluyente el financiamiento de una carrera de nivel técnico superior con una carrera de pregrado profesional si sus condiciones de vulnerabilidad que le permitieron acceder al beneficio aún se mantienen”.

Se entregan fondos por tipo de plantel

Cada institución de educación superior podrá optar a distintos tipos de recursos para funciones que no sean de doncencia. Esto eliminará por ejemplo el Aporte Fiscal Directo y el Aporte Fiscal Indirecto.

Instituciones estatales:

Tendrán un nuevo instrumento mediante convenio marco, los montos serán calculados por indicadores en base a resultados y al cumplimiento de compromisos. Además tendrán acceso a proyectos competitivos para vinculación con el medio.

Instituciones privadas con aporte del Estado (gratuitas):

Contarán con un fondo basal por desempeño cuyos montos serán calculados en base a indicadores que puedan ser comprobados. Tendrán acceso a proyectos competitivos para vinculación con el medio.

Instituciones privadas sin aporte del estado (pagadas):

Podrán tener acceso a proyectos competitivos de Conicyt, mediante concursos.

Sistema único obligatorio para todas las instituciones

Hoy el Sistema Unico de Admisión incluye sólo a 33 universidades, que combinan resultados PSU y ranking de notas. El resto de las instituciones no está sometido a este régimen y muchas no exigen puntajes.

El futuro modelo propone un sistema común para todas las instituciones de educación superior.

Se financiará la formación de profesionales

Actualmente las ayudas para los alumnos más vulnerables se basan en un sistema de becas y créditos. A partir de 2016 habrá posibilidad de estudiar gratis en ciertas instituciones.

Según el adelanto entregado a los rectores el pago a las instituciones se realizaría por estudiante y según dos tipos de componentes

Monto base: se calculará en función de valores eficientes de formación, diferenciando grupos de carreras por grado de complejidad. Por ejemplo, las del área de salud tendrán un costo similar y las ingenierías otro.

Montos variables: se considerará la vulnerabilidad de los estudiantes de cada institución, dónde se ubica el plantel (por ejemplo si es regional o de una zona extrema), nivel de calidad logrado en la acreditación.

El costo de formación se financia en la primera carrera de pregrado. Los posgrados y doctorados se financiarán mediante becas concursables.

El anuncio de la Presidenta Michelle Bachelet, en su discurso de 21 de mayo, sobre gratuidad confirmó que se inicia en 2016. Pero será sólo en las universidades del Consejo de Rectores y en institutos profesionales y centros de formación técnica que no lucren y que estén acreditados. Esta será la base del modelo formal de gratuidad que debería estar en régimen al final de este gobierno.

Diversos instrumentos de evaluación que no sólo incluya pruebas estandarizadas, también considere notas y talentos.

Instituciones tendrán autonomía para definir los requisitos de ingreso mediante ponderación de distintos instrumentos.

Información completa, centralizada y abierta.

Sobre esto hay críticas de instituciones que no son selectivas y que no piden requisitos para ingresar, como los IP y CFT.

El vicepresidente de la Corporación de Universidades Privadas (CUP), Ricardo Israel, indicó que se debe respetar la autonomía de las instituciones y la diversidad. Y dijo que “las mejores universidades del mundo desde hace tiempo ocupan una batería que incluye pruebas, ensayos, entrevistas, cartas de recomendación, entre otras, pero no un instrumento único”.

Nuevo proceso más exigente

Para obtener y mantener el reconocimiento oficial actualmente las instituciones pasan por un proceso de revisión en el Mineduc y posteriormente en elCned.

Obtención de Reconocimiento oficial: según se ha planteado a autoridades de educación superior se exigiría certificados de viabilidad académica otorgados por una Agencia de Calidad y certificados de viabilidad financiera entregados por la futura Superintendencia de Educación Superior. Además se pedirá un tamaño mínimo.

RR Mantención de reconocimiento oficial: habrá condiciones como someterse a acreditación de calidad, ser fiscalizada por la Superintendencia, participar en el sistema de acceso, regirse por marco nacional de cualificaciones y demostrar sustentabilidad financiera.

RR Otro punto del marco regulatorio es la prohibición de lucrar. Esto incluye la destinación exclusiva de recursos a fines educativos, prohibición de actos relacionados y regulación de actos con dependientes.

Cinco niveles de calidad y categorías

Hoy la acreditación de las instituciones es voluntaria. Con la reforma la evaluación de calidad será obligatoria para todas y habrá nuevos estándares.

Instituciones acreditadas

Nivel A: obtiene resultados óptimos y supera de forma sistemática los estándares de calidad. Es referencia a nivel nacional e internacional. Tendría monitoreo y seguimiento permanente y una revisión profunda a los ocho años.

Nivel B: los resultados son satisfactorios y supera los estándares de calidad en todo su espectro y de forma sistémica. Será monitoreada y tendrá seguimiento, a los seis años pasará por una revisión profunda.

Nivel C: la institución tiene resultados mixtos, cumple con los estándares de calidad y un nivel aceptable en toda su acción. Será revisada a los cuatro años y en el período previo tendrá monitoreo y seguimiento.

Acreditación condicional

Nivel D: cuenta con resultados preocupantes porque satisface mínimamente los estándares de calidad, pero tiene oportunidades de mejorar en varias áreas. Tiene acompañamiento durante tres años.

Requisitos y compromisos para financiamiento público

Planteles no deben tener fines de lucro.

Aceptar un arancel regulado y no cobrar copago a los estudiantes.

Cumplir con transparencia activa en determinados puntos de su accionar.

Ser dueños de un porcentaje de los bienes inmuebles.

Aplicar reglamentos de no discriminación en la selección y trato de estudiantes y trabajadores de esa institución.

Asegurar equidad y diversidad en acceso y permanencia de los estudiantes.

Se financia a la oferta en las instituciones de educación superior. Los recursos son de libre uso.

Los montos se determinan por funciones: Docencia: corresponde a la sumatoria del pago por gratuidad para todas las carreras impartidas. Investigación: se entregarán fondos basales y competitivos para otras funciones.

Administrador provisional

No acreditada: la propuesta del gobierno considera la designación de un administrador provisional al no cumplir los compromisos académicos y no satisface los estándares de calidad.

Hoy la figura del administrador provisional está asignada para intervenir aquellas instituciones que pongan en amenaza el servicio académico a los alumnos, pero no a la pérdida de la acreditación, que hoy es un voluntaria.

Fuente: La Tercera