Participación y Cogobierno no son lo mismo

Presentación de la CUP ante la Comisión de Educación del Senado

Participación y cogobierno...La participación es deseable y necesaria para cualquier institución de educación superior, ya que es un aporte a su correcto desarrollo. No obstante lo anterior, es necesario distinguir entre participación y cogobierno. Esta distinción fue hecha por los representantes de la Corporación de Universidades Privadas (CUP) ante la Comisión de Educación del Senado con motivo de la discusión del proyecto de ley que elimina la prohibición de participación de estudiantes y funcionarios en el gobierno de las instituciones de educación superior.
De acuerdo al planteamiento hecho por la Corporación, la participación contribuye a las decisiones, pero dichas decisiones deben ser adoptadas por la organización según el sistema de gobierno, atendiendo a su calidad jurídica y proyecto institucional, ambos asociados a la autonomía. Las universidades como asociaciones tienen justamente en su esencia la libre determinación para decidir su gobierno con una organización estable que le permita proyectarse en el tiempo, con miras a un desarrollo institucional y educacional acorde con el plan de la misma.
En la misma línea de argumentación, los representantes de la CUP señalaron que el gobierno de una institución de educación superior dependerá siempre de la definición del proyecto institucional particular en el ámbito de su autonomía, ya sea que esté compuesto por organismos colegiados o unipersonales que fijen las grandes políticas, forma de llevarlas a cabo y la manera de controlarlo.
Además plantearon ante los senadores la necesidad de realizar estudios comparados de las experiencias, con los éxitos y fracasos, que han tenido tanto el sistema latinoamericano como el modelo europeo en los últimos 50 años. Añadieron que es indispensable buscar modelos básicos que respeten la autonomía y hayan sido exitosos de acuerdo a los estudios comparados. El propósito es evitar los riesgos de adoptar modelos obligatorios que no han sido exitosos y abandonar lo avanzado por Chile, que ha sido un líder en América Latina, llegando a contar con un modelo replicable a la región, a través de un SCT y un Marco Nacional de Cualificaciones y Competencias Laborales (Counsil of Skill) propios de los países más avanzados de la OCDE.
Como conclusión a sus planteamientos, los representantes de la CUP señalaron que, basados en el principio de Autonomía, cada universidad es libre de determinar su propia forma de gobierno. Por lo tanto, es aceptable la adopción de formas de triestamentalidad; lo que no puede ocurrir es que por cualquier medio o resquicio legal se pretenda uniformar y/o imponer un modelo
de esas características. A este respecto, agregaron que la experiencia chilena y la de muchos otros países no constituyen un promisorio antecedente histórico.
El enfoque de la Corporación de Universidades Privadas es que el estudiante es el centro y la razón de ser de toda Institución de Educación Superior, por lo que su participación es siempre bienvenida, valiosa y necesaria, lo que no debe confundirse con el Cogobierno Universitario, puesto que constituyen instancias y conceptos distintos.