Ralph Wolff, experto mundial: “Sería bueno que Chile evalúe lo que ha hecho hasta ahora en acreditación”

El investigador asegura que “hay áreas de mejoras” en el modelo nacional.

Por Jéssica Henríquez D.

Cronica@6_GJ52K11I0_1_27587867Su especialidad es la acreditación universitaria de planteles públicos y privados en Estados Unidos.

Ralph Wolff durante 17 años presidió una de las 6 agencias norteamericanas dedicadas al tema y hoy es miembro del Consejo Internacional de Aseguramiento de la Calidad Universitaria.

Está en pleno desarrollo de un modelo para evaluar de manera más efectiva la calidad de la educación superior en base a estándares internacionales y, en esa calidad, llegó a Chile para dictar una serie de conferencias sobre el tema, invitado por la Universidad de Las Américas.

-¿Como ve usted la acreditación universitaria en nuestro país?

-Es un proceso relativamente nuevo que partió recién en 2006 y que está en desarrollo. En Estados Unidos este proceso ya lleva más de 100 años y en Europa hay una red de acreditación entre las naciones. Acá hay una democratización de la educación superior, en que cada vez entran más personas que antes no tenían acceso y muchas veces tienen menos preparación, por lo que la acreditación debe acomodarse a ese nuevo escenario.

-¿De qué manera se acomoda?

-Definiendo estándares de calidad para diferentes tipos de institución, de acuerdo al perfil de los estudiantes. En Estados Unidos tenemos por un lado Stanford y Harvard, que son instituciones de excelencia con procesos de selección muy estrictos, pero también está la universidad de San Francisco que sirve a otro tipo de público, que trabaja, no es tan joven y son primera generación con estudios superiores. No sirve tener un modelo único para aplicar a todos por igual, sino que el modelo se adapte resguardando ciertos niveles básicos.

-¿Está Chile en una etapa muy básica de acreditación?

-Esta en una etapa de transición, han desarrollado procesos de acreditación desde 2006, así que sería bueno hacer una evaluación de cuán efectivo ha sido lo que han hecho hasta ahora. Parece necesario que los evaluadores pares tengan más capacitación para hacer un trabajo más profesional, porque los estándares que se están aplicando al parecer son bastante generales.

Junto con eso, dice, estos equipos de trabajo deben mejorar la manera de informar a las instituciones “para que entiendan bien lo que se les está informando”.

-¿Y debiera ser obligatoria?

-La acreditación debe ser un símbolo de calidad para el público. En Estados Unidos es voluntaria, pero se están buscando formas adicionales para medir cómo una institución atiende bien a sus alumnos. ¿Si debe ser obligatoria? Es una decisión legal de los gobiernos, pero cada vez es más necesaria.

Desafíos de los evaluadores pares

Hace un par de meses, cuenta, estuvo en Chile abordando este tema y aprovechó de reunirse con el entonces presidente de la Comisión Nacional de Acreditación (CNA), Matko Koljatic: “En esa oportunidad hablamos, por ejemplo de cómo mejorar la capacitación de los evaluadores pares y los estándares”.

Dice que en Estados Unidos, la agencia en que trabajaba demoró dos años para elaborar estándares de acreditación consultando a expertos nacionales e internacionales. “Luego vino un largo proceso de capacitación a las instituciones de educación superior, porque hay que educarlos para que entiendan la lógica de funcionamiento. Y los estándares cada dos años entran a revisión”, detalla.

-Considerando que en Chile hay una enorme expansión de la educación superior y hay mucha diversidad de proyectos, hay áreas de mejoras en el sistema de acreditación.

Asegura que “el futuro de cada país depende del desarrollo de la calidad de la educación que tiene. Se que en Chile ha crecido mucho la educación privada y que han tenido un par de muy malas experiencias, pero tengo la esperanza de que construyan un sistema que les permita seguir expandiéndose para la gente que no ha tenido oportunidades, pero con programas de calidad”.

 TRAYECTORIA

-Actual miembro del Consejo Internacional de Aseguramiento de la Calidad Universitaria.

-Presidente entre 1996 y 2003 de la Western Association of Schools and colleges (WASC), una de las seis organizaciones acreditadoras norteamericanas responsables de acreditar universidades públicas y privadas.

-En 2008 recibió el premio Virginia Smith por su aporte a la innovación en la educación superior.

Fuente: La Segunda