Y la calidad, ¿cuándo?

Señor Director:

Dos indicadores permiten ilustrar la baja calidad que los alumnos están logrando en Chile en lectura. La prueba PISA 2012 muestra que un tercio de nuestros estudiantes de 15 años no es capaz de reconocer una sencilla información, presentada en forma explícita en un breve texto, en comparación con el 19% en los países OCDE. Por su parte, la prueba IALS 1998 mostró que solo un 20% de nuestros adultos (de 15 a 65 años) tendrían el nivel de alfabetismo funcional necesario para participar en una sociedad desarrollada, en comparación con el 60% en los países OCDE.

Si bien esta baja capacidad de lectura está asociada al menor nivel socioeconómico de los padres (familias con menores recursos y educación de los padres ofrecen a sus hijos menos estimulación temprana), también estaría determinada por una inadecuada formación inicial de los docentes. La prueba PISA muestra que los alumnos de nuestros mejores colegios pagados solo logran puntajes similares al promedio de los alumnos OCDE. Esto sugiere que aun en ese tipo de establecimientos, los docentes no ofrecen una enseñanza de calidad similar a la que se proporciona en los países desarrollados.

Los países que también enfrentaron serios problemas de calidad y ahora están entre los que alcanzan los mejores rendimientos, demoraron más de una década en poner en práctica el conjunto de intervenciones que se necesita en los diversos niveles del sistema. Por lo tanto, parece oportuno empezar a identificar y examinar las estrategias que convendría emplear en Chile para mejorar la calidad de la educación.

Dr. Ernesto Schiefelbein
Rector Universidad Autónoma de Chile

Sábado 04 de octubre de 2014
Fuente: EMOL