“En 2003, la Prueba de Selección Universitaria (PSU) reemplazó a la Prueba de Aptitud Académica que se rindió entre los años 1966 y 2002. Los creadores de este nuevo sistema de medición nos dijeron que (abre comillas) “era un avance en materia de equidad y que, una prueba de bajos contenidos como la PAA, favorecía a los alumnos de colegios particulares”. 

“Sin embargo, con el correr de los años aquella predicción resultó estar totalmente equivocada, una errónea proyección que ha conseguido aumentar la brecha educacional entre los estudiantes de colegios privados versus los provenientes de escuelas públicas o subvencionadas”.

“La PSU mide conocimientos y no habilidades o aptitudes como SÍ lo hacía la PAA, lo que beneficia a los colegios privados en desmedro de los particulares subvencionados o derechamente de la educación pública”.

Revisa el Punto de Vista del Rector de la Universidad Bernardo O’Higgins, Claudio Ruff, en Bío Bío TV: https://bit.ly/2TNCWbz