Por intermedio de su Centro de Investigación y Modelación de Negocios (CIMON), la Institución organizó una rueda de negocios en la que reunió a productores y compradores de cadenas nacionales del apetecido molusco.

En el Salón Weste del Hotel Novapark, el Centro de Investigación y Modelación de Negocios (CIMON) de la Facultad de Economía y Negocios de Universidad Santo Tomás (UST) organizó la rueda de negocios “Ostiones de Tongoy, alternativas de mercado” en la que reunió a cuatro compradores representantes de importantes cadenas nacionales y productores del apetecido molusco.

Es preciso mencionar que este proyecto se enmarca en el Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC-R) “Acuicultura Sustentable para la Ostionera Regional”, que fue financiado por el Gobierno Regional de Coquimbo y en la que Santo Tomás cumplió un activo rol para que el ostión alcanzara un sello de origen, activo estratégico que permite a un producto ingresar a mercados específicos y aumentar su valor comercial. Esto, debido al ingreso al mercado chileno de ostiones procedentes de otras latitudes como Perú y China.

La presidenta del Consejo Regional de Coquimbo, Adriana Peñafiel, señaló que “el ostión es un marisco que da identidad a la región desde hace muchos años y se ha hecho importantes cultivos en nuestras bahías para poder potenciar y también aumentar la productividad del ostión con muchas investigaciones de distintas entidades”. A su vez, Peñafiel valoró la iniciativa de la Universidad Santo Tomás agregando que “acogimos esta propuesta, la apoyamos, y valoramos que haya obtenido este sello de origen, porque eso significa también darnos un plus y un valor agregado que nos permite diferenciarnos”.

Por su parte, respecto a la rueda de negocios, el director del Centro CIMON de la UST, Marcelo Chacana, enfatizó que con esta iniciativa “buscamos diferenciar al ostión de Tongoy ante el arribo del producto desde otros lugares. Este proyecto ha querido unir a la oferta y la demanda para potenciar el desarrollo de ese sector del país”.

Similar opinión tuvo el Decano de la Facultad de Economía y Negocios UST, Guillermo Yáñez, quien manifestó que el participar en iniciativas como esta entrega un importante valor académico, tanto para alumnos como docentes.

“En Sede La Serena trabajaron para este proyecto estudiantes nuestros de pregrado y también del Magíster en Gestión de la Innovación de Negocios. Es un proyecto redondo, donde contribuimos a la comunidad con un impacto perfectamente medible y que también alcanzó logros y aprendizajes para nuestros alumnos”, sostuvo la autoridad.

En tanto, uno de los representantes de empresas compradoras de ostiones también valoró la iniciativa impulsada por Universidad Santo Tomás. Así, Juan Torrejón, presidente de la Cooperativa Acuícola M31 de Tongoy, expresó que “esta actividad es muy relevante para nosotros porque tenemos que comenzar a insertarnos en la parte comercial. Aprovechar el ostión, no solamente como un producto de materia prima, sino que también tenemos que proyectarnos para vender el producto”, sentenció.