En una reunión llevada a cabo el viernes 1 de septiembre, la Superintendencia de Educación Superior (SES) y representantes de diversas universidades privadas agrupadas en el Comité de Equidad y Género de la Corporación de Universidades Privadas (CUP) acordaron un trabajo colaborativo para la correcta implementación de la Ley 21.369 que regula el acoso sexual, la violencia y la discriminación de género en la educación superior de Chile.

En representación del Comité, participaron Ángela Morales de Universidad Central; Javiera Hauser, de la Universidad Viña del Mar (UVM); Pía Espinoza, de Universidad de Las Américas (UDLA), Marta Gamboa, de Universidad Santo Tomás (UST), además de la directora ejecutiva de la CUP, Paulina Hidalgo.

En la instancia, el superintendente José Miguel destacó la importancia de contar con instancias como esta de “fructífero diálogo» enfocado en cumplir con las exigencias de la ley en materia de equidad, no discriminación y paridad en las instituciones de educación superior. «El feedback que ustedes nos den es bien significativo,» dijo la autoridad, y agregó que «la invitación es a mantener un diálogo estable y permanente en el tiempo».

Lo anterior fue bien recibido por las representantes de la CUP, quienes se mostraron dispuestos a colaborar en todas las instancias en las que fuesen invitados a participar. En ese contexto, manifestaron su preocupación por las exigencias de la normativa en materia de género para alcanzar la acreditación institucional. Surgieron dudas respecto de hasta dónde las instituciones pueden actuar para cumplir con estas directrices sin comprometer otros aspectos de su funcionamiento.

Durante la reunión, el Superintendente enfatizó que hay una expectativa de cómo la Comisión Nacional de Acreditación (CNA) interpretará las nuevas exigencias de equidad y género en el tiempo. «Estamos en constante diálogo con la CNA por esta materia, y ellos utilizarán la información específica que enviaremos», explicó Salazar.

MODIFICACIONES

En tanto, la SES presentó su enfoque regulador actual, con ciertas modificaciones a la Ley 21.369. Entre los temas clave que la institucionalidad está trabajando, destaca conceptos básicos orientadores, una mejor comprensión del concepto de paridad, y aspectos de la ley relativos a la reparación a la víctima y la prohibición de la revictimización. La SES hizo hincapié en velar por el principio de no revictimización, en definir qué constituye una denuncia formal, y en la obligación de actuar con celeridad al recibir y registrar denuncias.

Esta reunión marca un paso significativo en la colaboración interinstitucional para abordar un problema tan sensible y prevalente como el acoso en el ámbito académico.