Mineduc detalla cómo tramitará la gratuidad para 2016 a través de la Ley de Presupuestos

Macarena Toro
Nacional
El Mercurio

Se presentará una nueva línea de financiamiento que buscará que los recursos lleguen más rápido a los planteles. Esto, porque a agosto recién se ha ejecutado 35,8% del presupuesto de ayudas estudiantiles.

Falta cada vez menos para que el Gobierno deba ingresar el proyecto de Ley de Presupuestos 2016 y con ello el inicio de la principal promesa de campaña presidencial: la gratuidad en la educación superior.

Y aunque el Ministerio de Educación explicó que el camino definitivo de la medida, regulación y normas específicas será parte de la reforma que presentará en septiembre, ayer entregó detalles de cómo tramitará vía presupuesto el cambio enfocado a estudiantes del 50% más vulnerable en un grupo de universidades, institutos y centros de formación técnica.

Será a través de una tercera línea de financiamiento que se sumará a las dos que ya existen para educación superior (becas y créditos para alumnos, y aporte directo a las instituciones). Entre ambas, el Gobierno ya ha transferido $309 mil millones este año.

Pero por la experiencia de las dos glosas ya existentes, está el punto que obliga a las autoridades a crear una nueva línea de presupuesto: según se informó a la subcomisión mixta del Congreso, hasta la semana pasada solo se ha ejecutado 35,8% de los recursos que deben transferirse a los planteles por conceptos de becas y créditos.

¿Cómo se han financiado ellos todo este tiempo? Principalmente gracias a lo que reciben por el pago de matrícula en enero y por lo que pagan quienes no tienen apoyo del Estado para estudiar. El resto, cada año se va entregando generalmente durante el segundo semestre, luego de que se hayan revisado y firmado una serie de convenios.

“Con gratuidad se hace más serio el asunto, porque las instituciones pueden sobrevivir los primeros meses con el pago de la matrícula que se hace en enero y con la gratuidad eso no va a ocurrir”, advirtió el jefe de la División de Educación Superior del Mineduc, Francisco Martínez.

Pero ante la preocupación de los parlamentarios, enseguida les explicó que por esto se trabaja en una nueva línea de financiamiento que busca principalmente hacer más oportuno el traspaso de los recursos para evitar que las instituciones estén sin fondos buena parte del año.

“Una de las formas que estamos barajando tiene que ver con que, si bien uno no es capaz de saber a comienzo de año con exactitud todos los recursos que a la institución le van a corresponder, porque hay ciertos procesos que se terminan a fines del primer semestre o durante el año, entonces podríamos trabajar sobre la base de proyecciones que en general han funcionado bien históricamente”, detalló la subsecretaria de Educación, Valentina Quiroga.

En concreto, la fórmula que se trabaja junto a la Dirección de Presupuestos es que las casas de estudio reciban un monto por los alumnos que estudiarán gratis y que, tras la revisión del detalle de matriculados y su condición socioeconómica, este monto se ajuste. El cálculo que busca el Mineduc es que la proyección que hará al momento de entregar las primeras cuotas no sea superior a lo que luego se precisará, para que el Estado no tenga que pedir devolución de dineros, sino que complemente el delta que pudo faltar en la primera estimación presupuestaria.

Cálculo de aranceles

Mientras el Mineduc con la Dirección de Presupuestos afinan la fórmula que presentarán al Congreso, la subsecretaria Quiroga comentó que equipos del ministerio ya están analizando las opciones con los planteles para resguardar que la fórmula definida no afecte su trabajo.

En esa línea, los rectores ya recibieron una minuta que plantea que esta vía de financiamiento tendrá dos glosas: aporte por gratuidad y aporte suplementario. El primero se pagará en diez cuotas y estará enfocado a financiar la docencia. Para calcular el monto se estimará un costo basado en el arancel de referencia que fija el Estado para becas y créditos, y se multiplicará por todos los alumnos que pertenecen al 50% más vulnerable en esa institución. Los primeros pagos de 2016 se harán con base en una proyección respecto de lo que fue la matrícula de este año.

Como el cálculo podría ser menor a lo que ese recinto recibiría por los aranceles reales, el Estado compensará con el aporte suplementario esa diferencia, pero de forma transitoria hasta que la nueva Ley de Educación Superior fije los parámetros definitivos de financiamiento.

Para todos los alumnos que queden fuera de la gratuidad se mantendrán las becas y créditos, del mismo modo que seguirá la línea de financiamiento directo a las casas de estudio.

Reforma
Para definir los criterios definitivos de la gratuidad se enviará la reforma en septiembre.

Fuente: EyN